Mucho se habla sobre la efectividad de la pastilla del día después, conoce ciertos factores que podrían impedir que su objetivo.

La pastilla del día después es un método para prevenir el embarazo, es lo que dicen casi todos los portales en Internet pero, ¿realmente lo es?

Esta pastilla es catalogada como de “emergencia”, y podrá evitar el embarazo en un porcentaje variable de casos, sin embargo, siempre dependerá de la mujer, de su cuerpo y del momento en que la consuma.

De acuerdo con recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, este método solo debe usarse en casos de urgencia, pues sus probabilidades de falla son mayores en comparación con otros anticonceptivos. Además, el uso frecuente de la misma termina en cierto momento disminuyendo aún más su efectividad.

Pero, ¿qué pasa si a pesar de las recomendaciones decido usarla? ¿es posible que la pastilla no tenga efecto?. Sí lo es, este método aunque tiene como objetivo interrumpir la formación de un embarazo, no tiene un porcentaje total de eficacia, hay distintos factores que podrían hacer que no llegara a este fin:

  • Si la pastilla fue usada luego que se hayan cumplido las 72 horas (tres días), de haber tenido la relación sexual sin protección.
  • Si la persona vomita durante las siguientes dos horas después de tomadas las píldoras, éstas pierden su efecto.
  • Si la mujer está tomando ciertos medicamentos que pueden disminuir la eficacia de la pastilla.
  • Según algunos estudios, si la persona tiene sobrepeso u obesidad, también existe la posibilidad de que la pastilla no sea tan eficaz.

En cualquier caso, este método podría generar distintos cambios hormonales, aun cuando no se logre el objetivo principal. Por esta razón siempre será necesario que analices todos los factores que pueden afectar tu cuerpo luego de consumirla.

Recuerda:

  • No debes usar el método de anticoncepción de emergencia como un método de planificación, si le das este fin, su eficacia se reduce y los cambios hormonales pueden ser muy fuertes.
  • Estos métodos no protegen contra Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).
  • Tomarlo antes de una relación sexual no te asegura efectividad.
  • No olvides siempre pedir asesoría de un profesional de la salud.