¿La Interrupción Voluntaria del Embarazo o IVE es igual al aborto?

Existen tres casos específicos en los que se puede ejercer el derecho al IVE, conócelos

Para empezar, hay algo que es necesario dejar claro. ¿Qué es el IVE? Es la Interrupción Voluntaria del Embarazo. ¿Distinto al aborto? Sí. El IVE es un derecho fundamental de las niñas y mujeres en Colombia que fue reconocido en el año 2006 por la Corte Constitucional mediante la Sentencia C-355 de ese mismo año. Sin  volvernos jurídicos, ni involucrarnos mucho en el tema legal, aquí te contamos todo lo que debes saber sobre este proceso.

El IVE se puede realizar únicamente en tres casos específicos que fueron aprobados por esta Sentencia: cuando el embarazo se convierte en un riesgo o peligro para la vida o la salud de la madre, cuando el bebé que viene en camino tiene una malformación que hace inviable su vida o cuando el embarazo es resultado de un acceso carnal o acto sexual abusivo y sin consentimiento.

En ese sentido, es allí donde radica la diferencia a la hora de hablar de aborto y de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), aunque en principio pareciera lo mismo, hay que tener en cuenta que detrás de la palabra aborto se esconden una seria de pensamientos relacionados con la ilegalidad.

De acuerdo con el Ministerio de Salud y Protección Social, la atención del IVE debe ser proporcionada de manera integral y completamente segura para la mujer; este tipo de seguridad no se refiere únicamente a los aspectos médicos, sino también a los biopsicosociales que, en muchas ocasiones, vienen de la mano de decisiones y procedimientos como éste.  Y asimismo, en cualquiera de las situaciones mencionadas, la interrupción del embarazo podrá solicitarse como un servicio a la EPS, pues se encuentra incluido en el Plan Obligatorio de Servicios de Salud.

Aunque en el país aún hay mucho desconocimiento sobre este derecho que tienen las mujeres y las niñas colombianas, este es un proceso que tiene todo el aval del Gobierno Nacional y que cada mujer puede hacer valer de acuerdo con su situación. Por esta razón también es importante aclarar que el concepto de peligro en el embarazo, que es uno de los factores por los cuales una mujer puede solicitar su IVE, debe ser definido únicamente por ella y nadie más puede involucrarse en esta decisión, ni siquiera los profesionales médicos. Esto, teniendo en cuenta que es la decisión sobre su cuerpo, su salud y su vida, tres factores que están expuestos a riesgos inherentes a la maternidad. Es así como cada una tiene la potestad de definir los márgenes de riesgo que está dispuesta a correr, si asume continuar con un embarazo o decide interrumpirlo.

Es así como cada vez tiene más sentido y menos riesgo que en Colombia, el IVE sea legal, pues en el mundo, muchos países son restrictivos cuando se quiere hacer efectivo este derecho, ocasionando que las mujeres prefieran buscar interrupciones o abortos de forma ilegal e insegura, poniendo en grave peligro su vida y su salud.